CONSEJOS PRÁCTICOS PARA MEJORAR TU CONVERSACIÓN EN INGLÉS

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA MEJORAR TU CONVERSACIÓN EN INGLÉS

Cuando nos enfrentamos a hablar por primera vez en otra lengua que no es la propia surgen multitud de dudas, limitaciones y otra serie de obstáculos que impiden que nos comuniquemos con fluidez. Y es que las estadísticas no mienten, en nuestro país, tan sólo un 22% afirma que es capaz de mantener una conversación en inglés. ¿Qué podemos hacer para mejorar nuestra conversación y hacerla más fluida? Te presentamos algunas sugerencias:

1. Stop al miedo al ridículo: Este primer consejo hay que seguirlo a rajatabla, ¿que cometemos fallos? muy bien, ¿y qué?. Es decir, es importante hablar correctamente pero todos estaremos de acuerdo en que se cometen fallos incluso siendo un nativo; dar patadas al diccionario es algo frecuente, en mayor o menor medida, pero no hay que preocuparse en exceso u obsesionarse. Intenta hablar y hacerte entender y no te obceques en usar correctamente todos los tiempos verbales.

2. Practica fuera del aula: Una de las ventajas de seguir practicando un idioma, sea el que sea, fuera del aula es que vives situaciones reales y no "enlatadas", hoy en día puedes practicar intercambios de conversación hasta en bares, donde puedes utilizar expresiones que te serán de gran utilidad si viajas al extranjero o si tienes que comunicarte en un entorno cotidiano.

3. Hazte amigos que hablen en inglés: Hoy día gracias a las nuevas tecnologías mediante las cuales estamos todos interconectados, no es difícil tener amigos en todos los rincones del mundo, aprovéchate de programas como Skype por ejemplo, que te permite hablar con personas que están en la otra punta del planeta. 

4. Mejora tu vocabulario: Lee, escucha, empápate de todo lo que caiga en tus manos que esté en inglés (vale hasta el prospecto de un champú o la misma caja de cereales) nunca sabes cuándo vas a tener que saber cómo se dice en inglés que quieres algo sin gluten o un champú para cabello teñido, parece que no pero es útil. Puedes ver series de TV (si ya te las has visto en español puede ser incluso mejor, porque sabes de qué va el capítulo y prestas más atención a ver si adquieres más vocabulario), además aprenderás slang, que no es tan fácil de aprender a menos que vivas o lo estudies específicamente. Si lees en inglés, no hagas una locura leyéndote libros muy complicados; empieza poco a poco y con lecturas más sencillas de digerir, que tampoco vamos a mantener una conversación a nivel erudito.

5. Apúntate a clases: Dar  unas clases de conversación con profesores nativos no te vendrán nada mal, son clases más intensivas y podrás sacar el máximo partido a las mismas.

Resumiendo un poco todo lo anterior, ¿y por qué no poner en práctica lo que has aprendido durante esos meses (porque seamos sinceros, no vas a hacerte bilingüe en dos días, ni tampoco lo pretendemos) marchándote fuera?  Los cursos en el extranjero son ideales para poder combinar tanto aprendizaje como diversión. Infórmate con nosotros y déjate asesorar por nuestros expertos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *